Apenas unos días después de su investidura, el nuevo presidente de EEUU prepara su dimisión ante un escándalo que saldrá a la luz este mismo viernes

“Donald ha demostrado su compromiso con el pueblo americano durante 72 horas de intenso trabajo. Ahora le toca descansar”, ha comentado su esposa Melania.

Entre las múltiples razones que barajan los analistas políticos, hay una que parece imponerse sobre las demás. Se trataría de una grabación realizada por las cámaras de seguridad en las que aparece Donald Trump en actitud obscena hacia los bustos de mármol de un pasillo del ala oeste.

“Los americanos podemos soportar a un presidente racista, homófobo y machista pero no consentimos que se frote contra el rostro de uno de los padres fundadores de nuestra patria”, ha revelado un trabajador de la Casa Blanca.

El equipo de Trump se ha puesto a trabajar en un discurso de despedida “entusiasta y grandilocuente” que pronunciará el próximo lunes a mediodía, en agradecimiento a la confianza prestada por el pueblo americano.

 

Comentarios

comentarios