Peggy Cartson, una turista británica que vacaciona cada año en un complejo hotelero de República Dominicana, declara sentirse fascinada por “las aguas fluorescentes, las aventuras en tirolina y la observación de aves por todos los rincones”. Sin embargo, el director del resort desvela que nunca ha salido del resort.

Cada año, esta enfermera de Bristol, hace sus maletas para viajar durante una semana al país que considera como “paraíso en la tierra”. Atrás deja a sus cuatro hijos y a su marido, Tommy Cartson, que se muestra comprensivo con su mujer. “Su trabajo en turno de noche en el hospital la estresa sobremanera y necesita viajar sola como válvula de escape. Pero la exposición al sol y la comida picante está afectando su organismo. Nuestro hijo Tyrone nació con exceso de melanina”.

Enamorada de la isla, Peggy se muestra muy activa en las redes sociales para poner al día a su familia de las aventuras y excursiones. “Hoy he desayunado helado de dos leches y yogur en Santo Domingo, y a mediodía he subido a los Altos del Chavón. ¡Vistas espectaculares!”

mensaje de facebook

Sin embargo, el director del resort donde se aloja confiesa su total desconcierto “En cinco años que lleva viniendo jamás la hemos visto salir del resort. Siempre la vemos en compañía de negros macizos a los que invita a tomar cocktails en la playa o a subir a su habitación para enseñarles fotos de sus hijos”.

Comentarios

comentarios