Luis Enrique culpa a una maldición del fracaso de su estrella, incapaz de meter un lanzamiento de falta desde su partido de anoche contra el Atlético de Bilbao.

Según ha revelado Gerard Piqué, “camino a los vestuarios una gitana con la misma cara de Sergio Ramos se acercó a Leo Messi y le dijo:

Que no toques bola
Que la suerte te esquive
y tu hambre de gol sea eterna”

Unas palabras que parecen haber hundido al astro argentino. “Hemos pasado a cuartos de Copa del Rey pero el bajón de Messi nos obliga a hacer cambios en la alineación del próximo partido” -ha revelado el entrenador Luis Enrique en rueda de prensa.

Por su parte la afición del Barça, que ha pasado la noche entera celebrando el pase a cuartos, también se muestra preocupada. “No recuerdo la última vez que Messi marcó gol de falta. En realidad no recuerdo por qué tengo un parachoques en la mano y un gin tonic en el bolsillo de la chaqueta”.

Comentarios

comentarios