La canciller de Alemania, Ángela Merkel, ha revelado que Donald Trump entró en pánico ante un eventual apretón de manos en el que el presidente estadounidense llevaba todas las de perder.

 

“Le ofrecí darnos un apretón de manos pero él hizo oídos sordos. Olfateé el aire y sentí que se había defecado encima”

A juicio de los antropólogos, la táctica de Trump, generando una nube tóxica y fétida, es similar a la maniobra de distracción que emplean los octópodos cuando expulsan tinta para evadirse de sus enemigos. “Es posible que se viera intimidado ante una mujer alemana más aria que él. A Trump le gusta dominar los apretones de manos y, ante Merkel, no tenía ninguna opción”.

Un gesto de cobardía que empaña su histórica trayectoria aplastando muñecas y nudillos de presidentes. Entre sus movimientos marciales de manos más conocidos destacan:

– Tirón hacia adentro desequilibrante

– Estrujamiento y bloqueo palmar

– Reverso y empujón al suelo

 

Comentarios

comentarios