Melania Trump ha ganado el Oscar a mejor actriz por su papel de esposa abnegada de un cretino, que la somete a las vejaciones más humillantes.

 

“Dedico este premio a los buceadores de aguas residuales que limpian los alcantarillados. Ellos han sido mi inspiración en la preparación de mi papel”, ha dicho durante su discurso.

Una de las actrices candidatas al premio, Meryl Streep, ha reconocido la interpretación de su rival. “Su capacidad para sonreír aun cuando le llueve mierda por todos lados es, sencillamente, impresionante”.

Uno de los momentos más destacables de su interpretación se produce durante la investidura presidencial. Donald Trump se gira hacia ella y le dice: “A partir de ahora ya no te necesito para nada”.  Momento que Melania encaja con una sonrisa amorosa y familiar.

Comentarios

comentarios