Dos días después de su muerte, el creador de la revista Playboy comienza a reconstruir su imperio. Monroe y Mansfield ya le han dicho “Sí”.

 

Acaba de llegar y ya tiene el cielo revolucionado. “Estoy sustituyendo retablos de vírgenes y ángeles por póster de conejitas playboy. Hay mucho por hacer”, comenta entusiasmado.

Ni siquiera los ángeles se libran de la transformación. “¿Qué tal si les quitamos el camisón y las dejamos solo con corbatas y orejitas de conejo?”

Entre la cincuentena de hermosas ángeles que lo rodean, se cuentan espectaculares celebridades como Marilyn Monroe y Jane Mansfield. Otras como Ava Gadner, se muestran indiferentes. “Tendré que pedirle matrimonio.”, ha sentenciado el playboy.

Su ascenso al cielo ha despertado cierta polémica. Sus detractores lo acusan de explotar a hermosas jóvenes. En cambio, sus partidarios, recuerdan su defensa de los derechos humanos, el matrimonio gay y la conservación del medio ambiente.

“De alguna extraña manera, es como si mi vida en la tierra me hubiera preparado para estar hoy aquí. Sólo echo de menos la pastilla de Viagra.”

La imagen de portada “Hugh” es una transformación realizada a partir de la obra “Hugh Hefner” de Cliff usada bajo CC BY.

Comentarios

comentarios