Para el 96% de los encuestados, las náuseas, migrañas y accidentes sexuales marcan el comienzo de un año que ya se presenta como el peor del siglo.

 

“Qué desperdicio de fuegos artificiales”. Así han reaccionado millones de españoles que, en apenas unas horas, han cambiado su entusiasmo por un amargo pesimismo al comprender que todo sigue siendo una mierda.

“Tenía la ilusión de que la causa de mi desgracia desapareciera en el 2018 pero acabo de despertarme y mi marido sigue ahí”.

 “Mientras bailaba la conga agarrado a la cintura de mi cuñada me sentía tremendamente optimista pero se ha acabado la música, y me he venido abajo”.

“Es una estafa. Sigo en paro y me toca pagar los 7,99 euros del PS Plus”.

Decepciones que los expertos tratan de analizar.  “La gente tiende a ser optimista durante unos minutos a cada lado de la medianoche. Pero, ni los celebrities de Joaquín Reyes ni el vestido de la Pedroche, nos hacen olvidar que nos gobierna la mafia y que a Donald Trump le puede dar una rabieta nuclear”.

“Hay que ilusionarse de nuevo. En unos días tendremos el sorteo del Niño y en junio comienza el mundial de Rusia”.

Comentarios

comentarios